Fotos NO.

Fin de semana en Chaouen, probablemente uno de los lugares más turísticos y bonitos en Marruecos. Esta mañana madrugué para poder ver la ciudad antes de la apertura de las miles de tiendas y sin el trasiego de los locales y los turistas. Y mientras paseaba por el pueblo, me encontré con otros viajeros madrugadores como yo, con la cámara en mano y oí a un hombre del pueblo decirles, mientras daba de beber a su burro en una fuente: ‘no fotos, no fotos’.

Que yo viera, ninguno de ellos había hecho ni siquiera el amago de sacarle una foto al hombre, pero él es consciente de que eso puede ocurrir. Mientras en París, lo que llama la atención del viajero es la torre Eiffel, en Marruecos, lo que más llama la atención no son los característicos edificios o las estatuas, sino que son las costumbres de sus gentes. Por ese motivo, y por lo que he podido observar hasta ahora, los marroquíes se ven constantemente expuestos al objetivo de las cámaras foráneas mientras hacen su vida cotidiana.

Yo comprendo que a los extranjeros les pueda parecer curioso los hombres plantados en alguna esquina, viendo a la gente pasar, con sus chilabas oscuras y el capuchón puesto, o las mujeres comprando artículos de limpieza en pijama y bata, que es como muchas salen a la calle, o las ancianitas sentadas con su pañuelo atado al cuello y cosiendo un pequeño retal o un joven rezando en algún rincón escondido de un parque, en los cinco minutos que ha conseguido escaparse de su tienda. Pero también comprendo que ellos se sientan molestos por las fotos.

Comprendo que para un viajero, una foto de una calle marroquí no es lo mismo cuando está vacía que cuando alguien con sus vestimentas típicas aparece en el centro de esa imagen. Pero, ¿hasta qué punto se debería respetar la intimidad de las personas?

Yo, personalmente, me tengo que morder los nudillos muchas veces para evitar sacar fotos de cosas que me parecen divertidas, interesantes o curiosas. Las fotos me encantan y yo sí soy de esas que, de vez en cuando, dan un repaso a sus imágenes guardadas. Sin embargo, no me parece lícito sacar fotos de personas sin su permiso.

Una cosa es que fotografiemos una calle o un edificio y aparezcan personas. Es inevitable; no podemos pedir una calle vacía. Sin embargo, otra cosa es tomar primeros planos de personas, sin que sean conscientes de ello y sin su permiso. En Marruecos se suma otro factor y es que, para la religión musulmana, la captura de fotos no siempre está bien vista. El profeta Mahoma prohibió la reproducción, mediante cualquier forma, de la Creación de Alá. Aquí en Marruecos, no es muy estricto este tema, pero sigue habiendo gente, sobre todo la gente mayor, que no se siente cómoda antes el objetivo de las cámaras.

Por otro lado, me hace gracia que en países como este, por lo que veo de otros viajeros que encuentro por el camino, no se inmortalicen personas que visten y se comportan de manera similar a los europeos. Hay miles de chicas paseando a diario con sus pantalones vaqueros, cazadora y sin un pañuelo que les cubra el pelo. Pero a esas nadie busca retratarlas, porque no muestran la diferencia con lo nuestro, aunque, en realidad, sí que son una parte más de esta sociedad, tan común como las que llevan chilaba o las que salen a la calle en pijama y bata.

Yendo un poco más allá, no son sólo los viajeros que me encuentro en mi camino los que tienden a fotografiar y mostrar sólo lo que nos resulta diferente. Los medios de comunicación también. Pero, para no aburrir más por hoy, eso lo dejo para otro día.

Feliz domingo a todos.

6 comentarios en “Fotos NO.

  1. Pues yo creo que tienes toda la razón, a mi me incomodaría que me estubiem sacando fotografías sin permiso, no soy ningún mono de feria, otra cosa es salir en la fotografía por “accidente”.

  2. ¿Las fotos las hiciste tú? Están muy bien, ¡no sabía que Chaouen era azul! En una canción, Carlos Chaouen se pinta de azul el corazón, igual tiene algo que ver.

    Estoy totalmente de acuerdo contigo en a) que mola hacer fotos y b) que no mola agobiar a los paisanos con ellas. Propongo invertir en un mechero-espía, como el que usa James Bond para fotografiar planos secretos y cosas por el estilo.

    • Las fotos son mías, pero la verdad que no tiene gran mérito: en un pueblo tan bonito, no es dificil encontrar fotos bonitas. Chaoen es, estéticamente maravilloso y rodeado de las montañas del rif. Es genial. El problema es que es muy turístico y que te van agobiando mientras paseas, como pasa en todos los lugares más turísticos de Marruecos, para que compres (muchísimos para que compres mariahuana y esas cosas) o para que te alojes donde ellos te ofrecen o comas en determinado restaurantes. Al ser tan bonito y ese contraste con la vida rural que lleva la gente, las fotos tb son fácil es de hacer y aburren a las personas locales que están llevando a cabo su vida cotidiana, (simplemente caminando por la calle, llevando a su burro a tomar agua de una fuente o sentados a la puerta de su casa…). Lo de Carlos Chaouen habría que mirar. Allí está lleno de españoles e italianos que han ido a vivir allí su jubilación relajadamente.

    • Ah y yo optaría por un chip en el entrecejo que con solo pestañear fuerte grabara la imagen. Más que nada xq a veces vemos cosas tan bonitas y, o da palo sacar foto o no tenemos camara en la mano y no me gustaría que se me quitaran de la mente nunca.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s