Porque la vida del viajero también puede ser (muy) dura

Constantamente tengo que escuchar que qué envidia mi vida de viajera. Pues seguro, queridos amigos, que nadie me envidiaba ayer cuando dormía en este cuchitril que véis en la foto, con una de las mantas maloliente, un frío que veía salir mi propio vaho y con una ventana sin cortina  ni nada, que daba a un hall, por lo que otra gente podía verme. Por no hablar de que los de la recepción no callaban.

No hace falta decir que dormí con toda mi ropa puesta y sin esa manta que olía mal.

Ayer llegué a Meknes, una ciudad donde, hasta ahora, todo el mundo es super agradable (también los del hotel este, no limpian, pero son majos) y se ve muy bonita. Aquí se hace el vino de Marruecos y esta es una de las ciudades imperiales del país.

El tema es que ayer tuve un día atareado por ciertas diferencias con mi compañera de viaje, que no voy a relatar aquí porque no me gusta criticar (pero mira que me apetecería descargarme a gusto) y para rematar la jornada, acabé en esto a lo que llaman ‘hostel’.

Pues bien, lectores, los viajeros a veces se ven expuestos a lugares como este. Yo, afortunadamente, si no me falla la memoria, he dormido en lugares bastante asquerosillos, pero este se lleva la palma. Vamos que, como no se lo deseo ni a mi peor enemigo, os digo el nombre para que a nadie le pase igual: Hotel Regina.

De todos modos, por lo que se ve, de entre los hostales de bajo coste (que no tan bajo, tengo que añadir), deben de andar todos por ahí. Tanto es así que, en uno de ellos me dijo el propio dueño que mejor no me quedara allí que las habitaciones que andaban libres no andaban en muy buenas condiciones….. así que no quiero ni imaginármelo. Así que, si algún día venís a Meknes, quedaros en un riad, que será mejor o, si viajáis con poco presupuesto, en esta ciudad hay muchos couchsurfers con muy buenas referencias, que es lo que tenía que haber hecho yo, si no llega a ser porque se torció el día.

En realidad, este post lo escribí ayer a las 12 de la noche, mientras deseaba que, por favor, pasara la noche muy muy rápido. Sin embargo no quise subirlo a la red porque pensé en mi madre y me dije: igual le da por llorar si ve que su hija está durmiendo en tal cuchitril. Yo, si fuera ella, lloraría. Pero mami, no te preocupes, que tu hija es muy feliz.

Repasando el artículo (para poner las negritas y eso) pienso que debo parece muy triste sentada en esa cama, con mil abrigos encima y escribiendo deseando que pasen las horas. Pero, en realidad, no lo estoy. De hecho, de vez en cuando se me escapa la risa porque me parece una situación muy cómica.

De todos modos, lo que me pasó en el día de ayer, me hizo preguntarme si la gente egoísta e interesada, tiene alguna vez amigos de verdad, Y si la respuesta es no, ¿se puede vivir sin amigos de verdad?

10 comentarios en “Porque la vida del viajero también puede ser (muy) dura

  1. Bárbara! No me puede gustar más tu capacidad de adaptación y tu optimismo. Si me veo en ese hotel creo que lloro llamando a mamá. Ya eras una de mis personas favoritas del mundo pero ahora alcanzas el primer puesto en mi lista.
    Un millón de besos.

  2. Eso te iba a decir enana!! el tema de los bichos!!!!!!!!! pq yo tolero mugre pero libre de insectos raros!!!! No sé cómo pueden llamarse a sí mismos “hotel”, si parece un albergue!Si existe la tal Regina no debe sentirse muy orgullosa de que le hayan puesto su nombre en honor al sitio en cuestión.
    Un besin, churriiii!!! Supongo que todo se hubiera llevado mejor si hubieras tenido compi de viaje durmiendo contigo en esa cama taaaaaaan mugrienta pero taaaaaaaaaan grande:-)

  3. como siempre,me encanta tu crónica viajera,En cuanto de que si se puede tener amigos de verdad,por la experiencia que me ha dado la vida,te digo que yo tengo muy pocos amigos de verdad.Los puedo contar con los de dedos de la mano pero son auténticos amigos,amigos de toda la vida,un besote

    • Me alegro de que te guste. Pero la pregunta no es esa. Yo tengo amigos de verdad verdadera que no cambio por nada del mundo. La pregunta es si la gente egoista e interesada (y no creo que tú seas de esos) puede tener amigos de verdad!!! Besitos guapa!

  4. Pingback: El agua fría en casa y los baños públicos « unviajedemilesdekmempiezaconunpequenopaso

  5. realmente, deberíaas estar agradecida de tener ese cuchitril , no imagino dormir en la calle, expuesta a todo, no sé por qué piensas de esa manera, eres viajera y deberáas estar agradecida, ahora estoy hospedando a un chico europeo, añademe

    • Realmente, deberíaas estar agradecida de tener ese cuchitril , no imagino dormir en la calle, expuesto a todo, no sé por qué piensas de esa manera, eres viajera y deberías estar agradecida, ahora estoy hospedando a un chico europeo, añádeme, tal vez nos podamos necesitar… todo lo que tengo en internet es escrito así: jciza, puedes encontrarme, saludos amiguita.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s