El agua fría en casa y los baños públicos

Necesito una ducha ¡Ya!. Ayer no me quise duchar en el hotel decrépito en el que había pasado la noche así que decidí esperar a llegar al pueblo, al que llegué ya por la noche. Y necesito ducharme.

Entrada al hammam al que iba en Essaouira.

Diréis, “¡pues a qué esperas!….. Podías haberte duchado ayer al llegar o esta mañana antes de sentarte a trabajar”. ERROR. En gran cantidad de casas de Marruecos no hay agua caliente en absoluto (yo creo que en mi pueblo Sidi Hajjaj, ninguna casa tiene ese lujo). Por ello, tengo que acabar de hacer mis noticias del día de hoy, para irme a un hammam o baño público.

Sí, amigos, los países en desarrollo tienen menos ventajas o menos lujos, también podríamos decir (desde que vivo en Marruecos hay cosas que en España me parecían básicas y que aquí me parecen caprichos como pueden ser la lavadora o las servilletas). Y una es la falta de instalaciones que hacen llegar el agua caliente o la calefacción a los fríos hogares (aunque en la calle hace un calorcillo primaveral, por las noches te congelas en casa).

La otra vez que viví aquí, quise, como buena Europea, darme una ducha diaria con lo que hay: agua fría. Las duchas eran rápidas y me lavaba el cuerpo por un lado y el pelo por otro. Consecuencia: un resfriado y una gripe. Esta vez, intentaré adaptarme más al modo de vida de estos pueblos y pasar de la ducha diaria ( sí que me lavaré, no os preocupéis, que no es tan fácil quitar de las costumbres el lavarme el sobaco todos los días, aunque no huela) e iré al hammam cada dos o tres días.

Aunque es verdad que en Europa podamos considerar fuera de lugar lo de no ducharnos a diario, la diferencia en Marruecos está en que cuando uno se lava lo hace a conciencia y no sólo por el hecho de oler bien (os aseguro que a pesar de lo que podáis pensar aquí la gente no va oliendo a sudor). Cuando uno en Marruecos va al hammam necesita, mínimo, dos horas libres de su tiempo.

El típico guante que nos llevamos al hammam y que sirve para limpiarnos con ganas. Los hay en cualquier lado y cuestan sobre 5 dirhams.

Para ir a un baño público necesitamos, como elementos básicos: el champú y jabón y otros geles que queramos usar, un cubo grande (o más, aunque para una persona, con uno da de sobra), uno muy pequeño con un asa, una alfombrilla o silla pequeña, una guante de crin, las chanclas y la toalla y, lógicamente, la ropa para cambiarte. Todo esto se encuentra fácilmente en cualquier tienda en Marruecos o en los mercados callejeros, porque es parte del uso casi diario.

La entrada al hammam suele costar entre 7 y 10 dirhams, o algo más si es uno muy bueno y nuevo (para calcular, se hace, aunque no sea correcto del todo: 10 dirham= 1 euro). También hay siempre la opción de que la persona encargada sea la que te limpie (o exfolie), eso suelen ser 50 dirhams o pedir un masaje, que también suele costar otros 50 dirhams. Esto todo, cuando se trata de los hammams para la gente local. En Marruecos también hay muchos hechos exclusivamente para turistas que son otra historia: más lujosos, similares a los spas europeos y más caros.

Para entrar en el hammam, hay que desnudarse en el vestuario. Lo único que te puedes dejar puesto, si estás más cómoda (hablo en femenino, porque a partir de este punto no conozco el funcionamiento en los baños masculinos, lógicamente, aunque supongo que será similar) es la braguita. Aunque las mujeres vayan muy tapadas en la calle, no tienen tantos pudores como en general tienen las europeas. Por el hammam se pasean desnudas, saludan a sus vecinas y amigas con besos y abrazos y se lavan unas a otras.

Normalmente hay más de una sala, unas con más calor que otras. Mejor empezar con la más calurosa, que tiene el efecto de una sauna, y si nos cansamos del calor, pasar a otra más fría. Colocamos la alfombrilla y los bártulos en el lugar que más nos guste (los suelos suelen ser de cemento o similar, aunque suave). Tomamos el cubo grande y lo rellenamos de agua en los grifos situados por las salas del hammam, a la temperatura que más nos guste. Si tenemos dos cubos, rellenamos uno de agua caliente y otro de agua fría. Y lo llevamos al lugar donde estén nuestras cosas. A partir de ahí, sentada en la alfombrilla, te puedes pasar una hora lavándote … y a conciencia. Con el guante de crin y el jabón las mujeres se pasan largos minutos lavando cada zona del cuerpo. El cubo pequeño con mango es el que usaremos para tomar el agua del grande y echárnosla por encima.

Probablemente, si estás sola, como a veces me pasa a mí, alguna mujer te preguntará si te ayuda a lavar la espalda y se pasará un buen rato frotando. Cuando acabe ofrécete tú a ayudarla a ella.

A mí me sorprende que, algunas cosas que en Europa son más íntimas, como es el lavado de ciertas partes del cuerpo, aquí es algo natural y se hace sin pudor alguno.

Los cubos del hammam.

El hammam te deja muy relajada, por el calor y las horas que te pasas allí, pero el hecho de estar en un baño público no es tan relajante como pueda parecer. Las mujeres charlan a voces unas con otras como en un mercado y los miles de niños quen andan por allí lloran mientras las madres, o la mujer que trabaja ahí (que menudo trabajo más cansado, todo el día en tetas, con ese calor, lavando a gente) los lavan. La verdad es que es normal que lloren porque vaya como les frotan y eso tiene que molestar bastante.

Es toda una experiencia que a mí me encanta. Y sales limpia de verdad de la buena. No sólo oliendo bien.

Después de secarte y vestirte y antes de abandonar el vestuario, no olvides ponerte un pañuelo alrededor de la cabeza. Las mujeres se preocuparán mucho si te ven salir con el pelo mojado a la calle, lo que aquí es un símbolo de que vas a pillar un gran resfriado (aunque en la calle haya sol y 40º). Como para las abuelas en España, vamos.

Antes del baño, se dice lo mismo que antes de comer: ‘psaha’ (en dialecto marroquí) o, lo que es lo mismo, ‘por la salud’.

13 comentarios en “El agua fría en casa y los baños públicos

  1. fuerte fuerte Bec… que te dejen bien limpita!! jajajajajaja

    Desde luego entre las camas en lasque duermes y la ducha cada 2 dias… invitarte a mi casa si ya duermes a pierna suelta en mi cama…. que haremos cuando digas que toca ducha?jajajaja

  2. Pingback: Una tarde cualquiera de una joven en un pueblo marroquí « Barbarabecares

  3. Pingback: El matrimonio « Barbarabecares

  4. Pingback: La henna en Marruecos « Barbarabecares

  5. Pingback: Objetivos cumplidos: ¿mi etapa en Marruecos va llegando a su fin? « Barbarabecares

  6. Pingback: Marruecos como remedio a las penurias « Barbaraontheroad

  7. Pingback: Algunas cosas que echo de menos de Marruecos « Barbaraontheroad

  8. Pingback: Marruecos un año después. Todo lo aprendido y desaprendido. | Barbaraontheroad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s