Una recomendación por si te tienes que alojar en Marrakech sólo una noche para tomar un vuelo

Quien me conoce o quien haya leído este blog más veces sabe que le tengo bastante tirria a Marrakech, porque la gente es muy pesada intentando sacar dinero por todo y porque creo que da a los visitantes una muy mala imagen de lo que Marruecos es en general.

Este post va destinado a todos aquellos viajeros que opinen lo mismo que yo de Marrakech pero que, por necesidad, se vean obligados a pasar una noche en la ciudad para tomar un vuelo en el aeropuerto de Menara, como me pasó a mí hace poco más de una semana. Por una suerte increíble de estas que te da la vida, encontramos el lugar perfecto en el que pasar la noche.

Tanto a mi compi de viaje, con la me fui al desierto, como a mí nos horroriza Marrakech. Pensé que después de haberme pasado allí unos días geniales con unos amigos marroquíes le había quitado esa fobia, pero me di cuenta de que no era así, cuando me empecé a agobiar sólo de pensar en tener que entrar en la Plaza Jma al Fna o tener que discutir los elevados precios que probablemente los taxistas nos iban a querer cobrar.

El tema es que yo había contactado a un colega que había pasado la Nochebuena en mi piso, pero resultó que no estaba en la ciudad esos días, así que me dio el contacto de un amigo de él. Confiando en que nos respondería, mi compañera de viaje y yo no buscamos otras opciones de alojamiento. Resultó que el amigo nunca respondió y que nuestro autobús iba a llegar a Marrakech a eso de las 11.30 de la noche. Yo me agobié algo con el tema. En el autobús encendí mi ordenador que andaba escaso de batería y encima no terminaba de arrancar. Gracias al USB de ‘Maroc Telecom‘ que facilita la conexión a Internet desde casi cualquier punto, conseguí acceder a Internet, escribir en Google ‘Hostels in Marrakech’ y acceder a uno de los resultados.

Nos dio tiempo a apuntar sólo el primer hostal de la lista que marcaba 60 dirhams (cerca de 6 euros) y la calle en la que estaba y se acabó la batería al ordenador. ¡Horror! Parece que nos tendríamos que enfrentar a los taxistas sin piedad que te esperan a la salida de la estación de buses de Marrakech.

Cuando llegamos a nuestra ‘ciudad favorita’ decidimos darnos un paseo por los alrededores de la estación y ver si encontrábamos algún alojamiento, mientras, como es habitual, íbamos diciendo ‘no gracias’ a todas las diferentes ofertas de los lugareños (taxi, bus, chicles, frutas….). Sólo encontramos un hotel caro (que si me hubiera visto un poquillo más desesperada igual hubiera aceptado). Al lado del hotel había un mapa de la ciudad y… de repente, mi compañera de viaje vio la calle que teníamos apuntada del hostal barato que nos dio tiempo a recoger de Internet, y resultó que se veía cerca de la estación de autobuses.

Preguntamos a un señor muy amable que vendía frutas y dijo que sí que debía de andar por esa zona la mencionada calle, pero dificil de saber donde exactament con el jaleo de calles estrechas que presenta Marrakech. Él mismo paró a un taxista y le preguntó y al final decidimos subirnos al taxi para que nos llevara. El conductor fue preguntando a todo el que véiamos por el camino y el Riad resultó estar cerca, en un callejón.

Al llegar allí dijimos que habíamos visto por Internet lo que costaba y dijo que valía (no me creía que aún no habíamos tenido que regatear en Marruecos) y además que como tenía bastantes habitaciones libres nos daba una que normalmente es más cara (en vez de quedarnos en una de cuatro camas que es la que marca 60 DH en Internet, nos quedamos en una de dos camas, muy bonita, limpia, calentita y con ducha con agua caliente). Y encima estaba incluido en el precio un desayuno estupendo.

Al día siguiente, para irnos al aeropuerto, paré al primer taxi que pasaba por la carretera, le propuse pagar 30 DH, que es lo que cuesta el autobús público y aceptó a la primera (por mi experiencia, en general, mejor tomar un taxi que pase por la carretera que uno de los que esperan en la estación de autobuses o tren, donde suelen intentar poner tarifas más altas).

Si es que la vida es tan perfecta que hasta hemos salido de Marrakech sin estafas.

 

El Hostal es Riad Jakoura en Rue el Gza Derb Zemoun, un callejón situado en un barrio detrás de la estación de autobuses.

2 comentarios en “Una recomendación por si te tienes que alojar en Marrakech sólo una noche para tomar un vuelo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s