La familia europea vs la familia marroquí

El otro día fui al consulado español en Casablanca a tramitar un visado para un menor, el pequeño de la familia marroquí que con tanto cariño me cuida en Marruecos. Al explicarles la situación, la persona que, tras casi dos horas de espera, me dio la información, no quedaba convencida: el chaval es huérfano de padre, y su madre es ama de casa, por lo que no tiene ingresos propios (y, como os podréis imaginar, eso de la pensión de viudedad y demás lujos, no se estila por estos lares).

Por otro lado, al explicarle todo a la madre, ella dice constantemente, que no hay problema, que dinero hay de sobra para tramitar este visado y otros más.

Aquí nos encontramos con la gran diferencia cultural. ¿Cómo hacer entender a los europeos lo importante que es el apoyo (incondicional) de una familia en Marruecos?

En España, una madre viuda, sin empleo ninguno, ni experiencia profesional, ni estudios lo tiene muy crudo para mantener a los seis hijos que ha parido. ¿O no?

Aquí no. Aquí toda la familia está para ayudar.

Esta mujer no tiene ningún problema para mantener a sus hijos y para concederles algún capricho porque tiene a todos sus hermanos y a dos de sus hijos (que rondan los 20 años) trabajando, los cuales le dan todo el dinero que necesite. Y lo seguirán haciendo, sin esperar nada a cambio ni que sea devuelto.

En España hay familias que se enfadan por motivos de dinero y si se hace un préstamo de una alta cantidad, uno espera que se le devuelva algún día.

Aquí, el hermano de 20 años se fue a Italia a trabajar hace unos pocos y con lo que gana mantiene a tres de sus hermanos pequeños. Uno de estos hermanos tiene sólo un año menos que él, está en el paro, se puede decir que de forma voluntaria, y no estudia y se pasa el día tomando el café con los amigos y gastando. Eso es algo que en España se consideraría intolerable. Aquí no.

Por un lado, creo que este sistema ayuda a crear vagos y gente comodona. Mis padres siempre me han enseñado el valor de luchar por lo que uno quiere y de recibir recompensas a cambio de un esfuerzo. Valores que yo aprecio considerablemente y que pienso inculcar a mi descendencia, si un día la tengo. Adoro a mi hermana y siempre haría todo por ella, pero, sinceramente no le daría dinero para mantener vicios y caprichos si viera que ella no hace esfuerzos por conseguir pagárselos con sus propios medios, por ejemplo.

Sin embargo, me sorprende la solidaridad y el apoyo incondicional en Marruecos cuando se trata de los miembros de una familia. A pesar de que haya problemas, discordancias de opiniones, discusiones y peleas (a los marroquíes le encanta discutir), la familia es la familia y la ayuda entre unos y otros es algo básico de esta sociedad.

También tengo que añadir, que aún en España, sigue existiendo ese tipo de apoyo en varias de las esferas familares, sobre todo entre padres e hijos y que ese 50% de jóvenes parados, puede seguir confiando en la ayuda paterna y materna y es que donde caben dos caben tres. Si tuviera que explicar todo este tema a una embaja alemana, por decir un ejemplo, iba a surdar la gota gorda para hacerme entender.

Un comentario en “La familia europea vs la familia marroquí

  1. Pingback: Una tarde cualquiera de una joven en un pueblo marroquí « Barbarabecares

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s