Una historia de discriminación pidiendo un visado para un marroquí

Artículo original publicado en El Libre Pensador

 

“Yo sólo había ido al consulado español de Casablanca a hacer una demanda de visado para un amigo mío para ir de turista a España, mi país. Y ahora estaba allí sentada en una silla de un despacho del mismo consulado, impotente mientras una mujer me gritaba y me lanzaba acusaciones falsas. Sólo porque mi acompañante era marroquí. La nacionalidad del invitado parecía darle derecho a esa mujer a suponer mil cosas horribles sobre nuestras intenciones en Europa”.

(…)

“Este niño que invité a España es uno de los mejores de su clase, siempre saca muy buenas notas y nada más llegar a casa se pone a hacer los deberes sin que nadie se lo mande y aspira a ir a la universidad, todo un logro en un pueblo como el suyo donde el nivel de absentismo y abandono escolar es altísimo, así como el de analfabetismo. Yo le intenté explicar todo, pero la mujer me interrumpió, siguiendo con sus gritos y nuevas acusaciones”.

(…)

“Y la mujer seguía hablando alto y apuntando a este niño-que tengo ahora mismo al lado echando una pequeña siesta usando mi pierna de almohada- y seguía repitiendo que “era un peligro dejarle salir“. Y yo volvía a mirar a este joven de metro cincuenta de alto y seguía sin ver el peligro. Es más, lo único que veía es que si algún día este niño decide de verdad mudarse a Europa o decide dar la vuelta al mundo será un regalo para todo aquel que tenga la oportunidad de conocerlo.”

(…)

“Tan mal me hizo sentir y tanto me repitió que a ese niño no se le daría el visado que, no sé por qué, decidí retirar la demanda de visado. Yo salí llorando de la sala, mientras mi acompañante, ese niño tan lindo que hace poco fue galardonado con el premio al niño más educado de su clase, me decía, “no pasa nada Bárbara, no pasa nada”. Pero sí pasa. Pasa que a sus 13 años, ya ha sido prejuzgado de malas e incorrectas maneras sólo por haber nacido en Marruecos (…) además, en un lugar donde no creo que sea el indicado para algo así”.

Enlace al artículo publicado en El Libre Pensador

4 comentarios en “Una historia de discriminación pidiendo un visado para un marroquí

  1. Desgraciadamente es práctica habitual del consulado de Casablanca no dar visados salvo casos muy concretos y con muchos conocimientos dentro. Conozco casos en que se marea a los marroquís con múltiples peticiones de papeles que muchas veces tienen que conseguir a centenares de kilómetros (lugar de nacimiento que no de residencia) , pruebas médicas, certificados de su lugar de trabajo, cuentas corrientes, etc… para finalmente denegarles el visado aunque hayan aportado todos los papeles, aguantados todas las colas, pagado todas las tasas porque al parecer y según palabras de algún alto funcionario del consulado “ya hay demasiados marroquís en España”, En definitiva: una vergüenza.

    • Una vergüenza Hayat. Y como figo al final del artículo, puedo entender que no me den el visado porque no soy familia y desgraciadamente las leyes intentan hacer que no todos en el mundo tengamos los mismos derechos. Pero no acepto el trato que nos dieron. Fuimos a pedir un visado para ir de vacaciones a España, no somos delincuentes. Un beso.

  2. Pingback: Fin de un año increíble más-el año más nómada de mi vida « Barbaraontheroad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s