El matrimonio

Vuelvo a estar de viaje. Esta vez tiro hacia el sur, pero eso es algo que ya contaré otro día. Hoy nos vamos a centrar en esa noble acción llamada matrimonio.

Hoy voy a comer con una amiga, su prima y otro chico al McDonalds (no había más sitios en los que  llevar a cabo la cita…). El tema es que la prima y el chico quieren casarse. Ayer se vieron por primera vez cara a cara pero ambos son muy tímidos así que necesitan de sujetavelas y ahí vamos nosotras a amenizar el almuerzo.

Resulta que el chico es marroquí pero vive en España desde hace tiempo. Ambos se conocieron por Facebook y él está tan enamorado que quiere locamente casarse con ella. ¿Qué cuánto tiempo llevan conversando por tan útil red social? Yo también me pregunté lo mismo. Pues bien, llevan chateando un mes. Una eternidad teniendo en cuenta que desde el segundo día él ya le dijo que ella era la mujer de su vida. ¡Qué romántico! En España y en Europa en general hemos ido perdiendo tan bella costumbre de demostrar nuestro amor hacia el otro de una manera formal y a través de una unión que supuestamente es para siempre.

En España, nos pasamos 10 años ‘cortejando’ y, aún después de tantos años, tenemos dudas de si nuestra pareja será el o la ideal con quien queremos compartir nuestra vida. En Europa nos pasamos cinco años viviendo con nuestras parejas y nos preguntamos si esa es la persona que queremos que sea el padre o la madre de nuestros hijos.

Aquí no. Aquí, en Marruecos, en el mejor de los casos aprovechan a casarse cuando aún están cegados por ese amor del principio de una relación que es una sensación maravillosa.

Digo en el mejor de los casos porque aquí también puede ser que te cases con alguien apenas conoces y que tu padre o madre han escogido. Estoy invitada a ir a una boda la próxima semana (aunque no puedo ir, ¡qué pena!) de una chica que nació y lleva toda su vida en Italia pero su padre es marroquí y ella sigue la tradición de aquí.

El otro día fui con ella al hammam y me estuvo contando lo nerviosísima que estaba porque al día siguiente venía su futuro marido a pedir la mano y acordar los términos del matrimonio y esos asuntos. Cuando le pregunté el nombre del chico, tuvo que pensárselo. Pero ella está feliz así que yo también.

Aquí el matromonio es muy común. Tengo amigos que cuando ven a una chica bonita pasar cerca, para decirme que les gusta hacen como que se ponen un anillo en el dedo anular. En Marruecos, no les gusta andarse con rodeos.

De hecho, que yo recuerde, de todos los chicos que he conocido en mi vida, el único que insistió mucho en casarse conmigo ha sido un marroquí. El único marroquí que en mis cinco meses viviendo aquí consiguió llamar mi atención. La gracia es que ya al día siguiente de conocernos hablaba de donde podría ser la boda (y no es por tema de papeles, que a veces puede pasar, ya que vive en Europa, sino porque le parece que ha llegado su momento, así de repente). Algo parecido a la amiga con la que voy a ir de sujetavelas a comer pero con la diferencia de que yo no acepté la propuesta.

A mí no me importaría casarme (no con el mencionado), pero sólo si pudiera casarme con cuatro hombres distintos, como los hombres devotos musulmanes. Probablemente, si pudiera casarme con cuatro distintos, yo ya habría pasado por el altar por lo menos una vez y lógicamente bajaría mis requisitios, porque mis maridos se complementarían entre ellos.

Pero como aún no se ha creado, que yo sepa, esa religión donde las mujeres puedan ser polígamas, (si conocéis de algo avisadme, que me bautizo en ella o lo que sea cuanto antes), pues entonces sigo soltera y por muchos años.

Ese es otro tema interesante. En estos países en los que he vivido en los últimos años (Macedonia, Bosnia y Herzegovina y ahora Marruecos, donde el edad media de casarse para las mujeres no supera en ningún caso los 25 años), donde el matrimonio sigue siendo tan importante y donde las mujeres siguen casándose más jóvenes que en España (según estudios, España es uno de los países donde más mayor se casa la gente) parece que les cuesta concebir que sea la propia fémina la que diga que “no me apetece casarme”.

De hecho, muchas veces me han dicho (un comentario que me hace muchísima gracia) algo así como: “¿No estás casada? ¿Pero si eres guapa?”. Yo de este comentario concluyo que esas gentes piensan que yo, pobrecita de mí, debo de ser bastante insoportable o tener una avería mental importante, para que ningún hombre me quiera esposar (siendo guapa según ellos).

Y yo les digo que estoy feliz así de soltera (encima no tengo novio…) y ellos ya no entienden nada. Ahora me voy acercando a los 30, pero lo gracioso es que situaciones de este estilo las voy viviendo desde que a los 24 me mudé a Macedonia.

En mi dedo anular porto un anillo que mi querida madre me regaló cuando cumplí los 18. Cuando algún chico me molesta, a la pregunta de si estoy casada (tanto hombres como mujeres, al conocerlos, me suelen preguntar mi nombre, edad y si estoy casada, por eso que digo que el matrimonio es tan normal) les enseño mi anillo y, a veces, me salva de pesados. Y yo, sigo soltera y feliz, aunque no me entiendan.

10 comentarios en “El matrimonio

    • Wow, tres meses de noviazgo!! Así estábais seguro enamoradísimos!!! 😀 Y salió bien la aventura? Espero que sí. Ahora sñi que ha cambiado algo, nos lo pensamos mucho, como que le damos menos importancia.

  1. Pingback: Yendo de boda con un grupo de chicas solteras « Barbarabecares

  2. Pingback: El veneno feminista « Barbaraontheroad

  3. Pingback: Marruecos un año después. Todo lo aprendido y desaprendido. | Barbaraontheroad

      • si mi novio es de alla, y estoy planeado obviamente un viaje para allá , pero aun no estoy al 100% de ir por lo mismo que es algo via internet, si me entiendes? , entonces por eso quisiera saber un poco más, ya que he recibido algunos comentarios no buenos, y otros sí, entonces me confunde un poco.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s