Otra vez disfrutando de la hospitalidad marroquí

Estoy viajando ‘sola’ por primera vez en mi vida. Y digo ‘sola’ entre comillas, porque los marroquíes son tan hospitalarios que no hacen que esto sea tarea fácil. Para delantaros el final del rollo que os voy a soltar, llegué ayer a un pueblo llamado Guilmim, me quedé en un hostal y hoy estoy instalada en casa de la que limpia el lugar, que me ha invitado a estar con su familia “mejor que estar sola en ese hostal”.

Yo me considero una persona sociable. Aunque necesito de mis momentos de soledad al día en los que nadie me moleste, me gusta estar con otra gente y compartir con ellos mis preocupaciones y alegrías. Soy de las típicas que le gusta mezclar a todos los tipos de amigos diferentes en alguna fiesta o evento, si puedo.

De vez en cuando, es verdad que me canso, sobre todo cuando ando de viaje, de conocer gente porque siempre acabas manteniendo las mismas conversaciones iniciales pero, en general, me gusta y no me cuesta hacer amigos e integrar a nuevas personas entre los míos.

Por eso, cuando viví en Suiza me hacia gracia que esa gente fuera tan cortada a la hora de entablar una conversación o no comprendía por qué razón no se saludan con sus vecinos y les dicen un típico ‘qué tal’. Los suizos son gente muy maja, pero les cuesta hacer amigos nuevos. Cómo decía, en plan ejemplo, un colega mío: en Suiza sales de fiesta con tus amigos y vuelves a casa con ellos, lo que quería decir que no se mezclan mucho con otros grupos de gente que se encuentran en el bar, aunque sean conocidos.

Pero para mí, el colmo fue llegar a Alemania. Ahí sí que pueden ser fríos. Como témpanos de hielo. Cuando llegué a la casa que alquilé, el casero me había dicho que compartiría el piso con otras 3 chicas. Me gustaba la idea. A mí no me gusta vivir sola, aprecio llegar a casa y si quiero conversar, tener con quien hacerlo (he compartido piso con mucha gente y casi siempre han sido experiencia muy positivas). Entré en el piso con mis maletas, dije hola y nadie me respondió, así que pensé que no había nadie en ‘el hogar’.

Hice cosas por la casa, como poner la lavadora, cocinar y… cual fue mi sorpresa cuando unas dos horas después una de las que fue, si lo podemos llamar así, mi compañera de piso, salió de la habitación. Fui a saludarla pero ella estaba muy reticente, como si hubiera visto al coco. Me sorprendió bastante su reacción, pero con el tiempo me enteré que esto era algo que podía pasar perfectamente en Alemania: puede ocurrir que cada uno haga vida en su habitación y solo salga para cocinar (y llevar la cena a la habitación) y para ir al baño. No todos son así lógicamente, pero pasa.

Y ahora estoy en Marruecos donde es todo lo contrario. La gente en Marruecos es extremadamente hospitalaria. Y cuando te invitan a sus casas a comer o cualquier cosa, lo hacen de corazón y no es bonito negarte, por lo que a veces hasta puede resultar pesado. Sin embargo, a mí me encanta. Me encanta que la gente sea acogedora y que no tengan miedo del foráneo como parece que poco a poco nos va pasando a los europeos.

Como he dicho, estoy en Guilmim. Una de las llamadas ‘puertas del desierto‘. Se ve que el tema desierto vende mucho a los turistas y todas las ciudades cercanas al Sahara se autobautizan con este nombre. Parece que aún no hay muchos turistas por aquí, aunque sí que hay hoteles a muy buenos precios. Pero el hecho de que no haya turistas lo hace todo más auténtico. Siempre digo que no me gusta Marrakech y es, simplemente, porque considero que no muestra la verdadera cara de los marroquíes, sino que muestra su espíritu ambicioso e interesado, el que todos podríamos tener en un contexto así (un país con pocos recursos y comodidades expuesto constantemente a los europeos que vienen a disfrutar de lujos a precios más reducidos). El dinero corrompe, eso ya lo sabemos todos.

El tema es que mientras paseo por este pueblo, siendo como soy una chica y sola, soy el centro de atención más que nunca. Mientras camino, algunos intentan ligotear conmigo, mientras algún otro llama le atención al pesado de turno para que no me moleste u otros vienen a preguntar amablemente si necesito ayuda. De hecho, un señor muy mayor vino ayer donde mí cuando llegué aquí para preguntarme si necesitaba algo, al verme con la mochila y me explicó los diferentes hostales de la ciudad y también qué podría visitar en los alrededores y los precios de todo, para que nadie intentara engañarme. Es muy gracioso.

Esta mañana estaba trabajando con mi ordenador en la habitación del hostal donde dormí anoche y vino una mujer a limpiar. Le hizo mucha gracia que sea capaz de chapurrear árabe y estuvimos charlando un rato de nuestras familias, que es probablemente el tema de conversación más común aquí. Me dio un beso en plan maternal y me invitó a comer a su casa.

Vine, me dieron de desayunar (yo ya había desayunado) y, acto seguido, de comer, un tajín de pescado buenísimo, y se empeñaron en que me instalara aquí con ellos. Tanto ella, como su hijo, aún joven, como su hermana y sus padres. Y aquí estoy. Encantada con esta gente tan majísima.Y si sigo hacia el sur ya me han dicho que me quedo con otra hermana la familia allí.

El caso es que esto no es aislado, constantemente, al concoer a gente nueva, pueden invitarte a sus casas si pasas por sus ciudades o pueblos. Hace un par de meses, cuando fui a una boda, me invitaron a cinco casas distintas, por poner un ejemplo aunque, por ahora, sólo pude visitar una, que estaba en Rabat y ya estaba entre mis planes visitar esa ciudad.

Estoy aprendiendo de esta gente y ojalá (inshaallah) algún día sepa ser tan hospitalaria como ellos.

15 comentarios en “Otra vez disfrutando de la hospitalidad marroquí

  1. Toda la razón….nosotros no somos tan hospitalarios, y aunque no lleguemos a los extremos de nuestros vecinos del norte desconfiamos más que confiamos….
    Por otro lado, es verdad que a veces apabulla un poco tanta generosidad y el ir y venir de una casa a otra, pero considero que es algo muy bonito que espero no pierdan nunca..
    Disfruta de tu viaje sola/acompañada 🙂

    • Sí sí es verdad que a veces cansa, lo digo en el post que a veces se hace pesado. Y la de kilos que cojo. Cuando vino una amiga a visitarme fuimos un par de días al pueblo donde estoy a veces y el primer día cenamos dos veces en dos casas distintas xq no puedes decir que no y ya sabes lo abundantes que son las comidas a las visitas. Casi reventamos. Pero es bonito que la gente sea así de generosa. Y en España, por suerte, aún saludamos a los vecinos jejeje

  2. Pingback: La henna en Marruecos « Barbarabecares

      • Gracias! es para mi clase de enseñanza de español para extranjeros. Con suerte cuando acabe el curso podré viajar de la misma forma que tú. Estoy enganchada a tu blog! 🙂

      • Le he pasado el link a una amiga que quiere aprender español pero no va a clases…. Con lo que ahorres seguro que puedes irte de viaje. El inglés ya lo tienes :). Gracias por lo del blog. Me alegro mucho!

  3. Pingback: Fin de semana en el Alto Atlas con un club de Kung-Fu « Barbarabecares

  4. Pingback: Algunas cosas que echo de menos de Marruecos « Barbaraontheroad

  5. HOLA ME LLAMO GLENDA Y MI CORREO ES gtressb@hotmail.com, LES PLATICO QUE DENTRO DE UN MES EN SEPTIEMBRE 2012, ME AVENTURO A VIAJAR SOLA A LA CD. DE RABAT, MARRUECOS, ME ENCUENTRO UN TANTO NERVIOSA PERO CON TODOS LOS COMENTARIOS QUE PUSIERON ME HACEN QUE ESTE TRANQUILA, SOY DE MEXICO Y ME VOY AVENTURAR NO TENGO PLAN, AGENDA NI ITINERARIO ESPERO EN DIOS TODO SALGA BIEN, SI ALGUIEN TIENE ALGUN CONTACTO DE ALGUIEN ALLA PORFAVOE ME LO PODRIAN ENVIAR A MI CORREO PARA QUE ESTE POR LO MENOS MAS TRANQUILA, VOY CON MUY POCO RECURSO ASI QUE SEA LO QUE DIOS QUIERA GRACIAS POR SUS COMENTARIOS

    • Hola chica!!! No estés nerviosa, Marruecos es un país tranquilo, nada peligroso y seguro que será un gran experiencia. Te mandará algunos contactos de gente que te puedan ayudar a tu correo y todo lo que necesites. Un saludo.

      • hola todos !!! soy de marruecos del desierto si algen quere saber mas de nuetro pais me facebook es said aventura (descubrir marruecos)

  6. Pingback: Mejor no digas que eres periodista « Barbaraontheroad

  7. Me encantaria visitar Marruecos, ha sido un sueño de años, porsupuesto tambien me encantaria aprender aunque sea un poco del idioma arabe…alguien podria ayudarme??…soy Mexicana del norte de Mexico….saludos!!!!

    • En Marruecos se hbala un dialecto del árabe llamado deriya, que en muchas ocasiones dista bastante del árabe. Pero no dudes en ir, sobre todo hacia el sur, cerca del desierto. Merece la pena!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s