Algunas cosas que echo de menos de Marruecos

He dejado Marruecos hace ya 20 días y hay muchas cosas que echo de menos, además de mis amigos de allí, claro está. De hecho, hay cosas, que me encantaban tanto en Marruecos que, probablemente ya las echaba de menos antes de irme.

– El hammam: nunca volveré a sentirme realmente limpia, y pasarse el jabón negro y el guante de crin en una ducha no es lo mismo. Mi madre está temiendo que contrate una sesión de Spa y que acabe frotándome allí durante tres horas con el guante hasta quitar toda la piel muerta.

Un maravilloso tajin de pollo con un tatuaje de hena que una habitante de Sidi Hajjaj me regaló.

– El cuscus, los viernes.

Comer en familia todos del mismo plato y con las manos.

– Las llamadas al rezo, pero las que suenan bien. En algunas ocasiones, como en la mezquita que tenía cerca de mi casa cuando vivía en Essaouira, en las que el muecín o el tio que llama al rezo parece que sufre cuando canta y yo sufro con ellos.

– La hospitalidad y el cariño de los marroquíes.

– Mi nomadismo en los últimos 5 meses. Estoy dudando de si seré capaz de dormir durante más de dos semanas en la misma cama tras este momento de mi vida.

-El sol en invierno (e igual también en verano que nunca se sabe lo que nos puede deparar en un verano en Asturias).

– Los mercados por todos lados y en los que puede encontrar casi de todo (aunque me costó muchísimo encontrar una pinza del pelo que fuera sencilla, sin brillantitos ni colores fosforitos).

– Que la gente se te ponga a rezar en cualquier lado y tener que esperar a pagar en un restaurante, por ejemplo, porque el encargado se ha puesto a rezar.

– La sensación constante de libertad y felicidad absoluta.

Vivir con lo básico y ver a la gente alegre de ese modo. 

Dormir en el suelo, algo muy común en el sur del país.

9 comentarios en “Algunas cosas que echo de menos de Marruecos

  1. jajajajaja, cuidado con el guante de crin y los spas….y no me estraña que tu madre sufra jajajaja

    mmmmmmm…. la comida (los tagines, el cuscus, la zaloouk, la chebkia, la harira, incluso la ensalada marroquí…), las llamadas al rezo (a mi también me gusta esa banda sonora tan particular…aunque de momento por suerte no he encontrado a ningún afónico-gallo, jaja) y el magnífico sol (eso que dicen que el sol africano es otro), su intensa luz en invierno, primavera, verano, otoño…..(bueno el de verano te lo querrías cargar)…….y también el aroma de las especias, el te, las niñas que se tapan la boca al sonreír, los colores de las ropas, las alfombras, ir descalzo, cruzar el Atlas, subir a una duna por la noche…..

    aix, aiiiix (suspiro) si quieres volver algun día, avisame que me apunto 🙂

    • Ay qué bien suena Muriel. Muchas cosas a echar de menos de ese país tan maravilloso no? Y encima este verano te querdas sin ir, peor por una muuuy buena causa!!!!!! Q son el zaloouk y la chebkia? Besitos!!

      • No me avisaron de las respuestas y ahora buscando lo que me decías lo he visto :)……….zaalouk es ensalada cocida de berenjenas, ajo, tomate, cilantro, y especias….nyaaam….y la chebkia es un dulce hecho de hojaldre con miel que sobretodo utilizan para romper el ayuno en el Ramadan… si es casero es realmente una delicia…calórica, pero delicia al fin y al cabo….

        Pues si (suspiro) aunque voy a echar muuuucho de menos mis queridas dunas, el Atlas..todo todo…pero como dices tu (ya es mi slogan) verano catalán y otoño marroquí…..jajajaja
        muaaaa!

      • Viva ese veraaano catalán y ese otoño marroquí!!!!!! Este será el año de tu vida jijijiji 😉
        La chebkia sí la conozco. Cómo no. Pero la ensalada esa no estoy segura si la comí… es como una salsa para mojar con el pan o la berenjena está en trozos enteros?

      • Yuuuuupi!!! Ay niña que alegría!!!!!! inchallah tengas razón, jajaja …..pues la verdad es que queda un poco chafado todo, deshecho, porque es cocido, así que puede ser que lo hayas comido mojando pan (como se suele comer vaya, jeje) pero salsa propiamente dicha no es, porque está a trocitos todo….hay otra que es con tomates y pimientos, a lo mejor comiste ésta :)…. no te preocupes, sinó un dia te la hago …cuando venga a verte en algun punto de Asia!!!!! jajajaja

  2. Hola Barbara,

    Entiendo esa nostalgia de Marruecos…ahí la vida es más intensa y menos prefabricada, el tiempo tiene su propio valor y la gente sabe vivir sin grandes expectativas.

    En fin, yo ando casada con un marroquí y en septiembre me voy con mi niña a vivir a Marruecos. Mi marido se queda en España trabajando, pero yo ya no aguanto mas el ritmo de la gran ciudad y me apetece cambiar un poco y vivir entre la frescura de la piedra azul y las especies..Echo de menos las mañanas de sol, despertarme con el ajetreo a pie de calle de las vecinas, las conversaciones puerta a puerta, los gatos como animal de compañia, las meriendas generosas en las cafeterías, los carritos de caracoles en invierno, la compra diaria en los zocos, el adhan bien recitado y, como no, los atardeceres de las montañas de Tetouan, no hay otras igual en todo Marruecos. Así que si algún día te apetece volver y te pasas por el norte, estas invitada con nosotras.

    un saludo,
    ma’asalama.

    • ¿Por qué será que los que de verdad conocemos Marruecos adoramos ese país? Si algún día vuelvo y ver un amanecer en Tetuán, que nunca los he visto, claro que te avisará y compartiremos juntas un buen cuscus, por favor (es la comida que más echo de menos jijijij).
      Un beso y gracias por tu comentario. Seguimos en contacto, Sara.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s