Una semana en Kuching

La pasada semana estuve en Kuching. Creo que ya he repetido mil veces que ADORO Borneo y su verde y sus miles de parques naturales y parques nacionales, pero os voy a contar cosas para los que tengáis pensado venir algún día de vacaciones (recomendado).

Para empezar, algo que me encanta de esta isla, es que, además de que la gente es majísima, los viajeros con los que te cruzas por aquí tienen un ‘rollo’ que va mucho conmigo. Gente que ama la naturaleza y que prefiere buscar sitios menos masificados turísticamente. Supongo que, por ese motivo, hice amigos geniales desde que estoy aquí.

Waterfront en Kuching

Waterfront en Kuching

El otro día os contaba sobre el amor de viajero, que era intenso. También las amistades viajeras lo son. Porque conoces a alguien y si todo va bien, empiezas a hacer todo con esas personas y se crea una sensación de esas que yo digo que son estilo del ‘Gran Hermano’ de que en 4 días con alguien le tomas un cariño impresionante y parece que os conocéis desde hace tiempo. Así pasé la pasada semana en Kuching con gente de muchos países y fue estupendo. Ahora cada uno hemos tomado un ritmo, pero no os podéis imaginar lo que nos echamos de menos, que hablamos a diario y todo.

Lunes y martes tuve mucho trabajo, así que mi turisteo se limitó a visitar el pueblo de Kuching, cuya zona más bonita es lo que ellos llaman el ‘Water Front’, el paseo al lado del río, que por 5RH (unos 10 céntimos de euros) puedes cruzar a la otra orilla en un barquito. En la otra orilla hay lugares muy bonitos para comer, aunque casi todos ellos malayos (lo que supone que no hay alcohol).

El miércoles alquilamos una moto (10 euros si la alquilar por 24 horas y 5 si es sólo para el día) en una pequeña tienda cerca del ‘Hotel Borneo’ y fuimos a visitar las llamadas casas alargadas y comunitarias de bambú, típicas de las tribus de la región de Borneo, donde antes todo se compartía (ahora el individualismo también ha causado estragos en estas tribus y suelen dividir las casas), aunque comparten el patio). Y también visitamos a los orangutanes, que son unos animales preciosos.

El jueves, volvimos a alquilar la moto para ir al Parque Natural Kubah, donde hicimos un ‘trekking’ de unas dos horas hasta una catarata del parque, donde nos bañamos en una poza. Como aquí siempre hay que pagar para entrar a todo (5 euros cada vez), porque ya os contaré pero Borneo está literalmente ‘en venta’ para hacer ricos a los grandes resorts que se apoderan de montañas y playas como si fueran de ellos, aprovechamos el ticket para visitar un centro de animales. Eso no nos gustó muchos porque tenía a los animales encerrados. El centro de protección que vimos el día anterior es mucho mejor porque los animales están en libertad, buscando que aprendan a ser independientes en una selva que va quedándose sin árboles.

El viernes, ya nos habíamos hecho adictos a la moto y a la sensación de libertad que nos daba, así que volvimos a alquilarla, ese día para ir a la playa, a Damai Resort. Es la que está más cerca de Kuching. Como he dicho, la naturaleza se vende en Borneo. Y esa playa pertenecía a un hotel y tuvimos que pagar, sólo medio euro, pero no hay cosa que me parezca peor que una empresa se haya hecho dueña de una playa. Así que ese día simplemente descansamos hasta la hora que me tocó volver a trabajar.

El fin de semana lo pasé en el parque Natural de Bako, el más popular de la región de Kuching. Eso ya os lo contaré, porque merece un capítulo diferente.

 

Casas comunales o 'Long Houses'. Antes las tribus lo compartían todo. Ahora parece ser que el individualismo también ha llegado a Borneo y, aunque comparten este patio de Bambú, las casas están divididas por familias. El patio de bambú hace de suelo. En Asia, a causa de las fuertes lluvias, muchas casas de las aldeas suelen estar hechas sobre largos pilares, para que no entre la humedad por el suelo de la casas.

Casas comunales o ‘Long Houses’. Antes las tribus lo compartían todo. Ahora parece ser que el individualismo también ha llegado a Borneo y, aunque comparten este patio de Bambú, las casas están divididas por familias. El patio de bambú hace de suelo. En Asia, a causa de las fuertes lluvias, muchas casas de las aldeas suelen estar hechas sobre largos pilares, para que no entre la humedad por el suelo de la casas.

 

La abuela de la familia se crió con humanos. Ahora el centro de conservación quiere que los orangutanes sepan ser independientes y poder sobrevivir solos en una selva que tiende a desaparecer a causa de los humanos. Pero a esta le encanta que la fotografíen.

La abuela de la familia se crió con humanos. Ahora el centro de conservación quiere que los orangutanes sepan ser independientes y poder sobrevivir solos en una selva que tiende a desaparecer a causa de los humanos. Pero a esta le encanta que la fotografíen.

 

Maravillosa cascada en Kubah National Park. Escalamos la cascada y nos bañamos en una pequeña poza, hasta que mis amigos descubrieron que había un animal en un rincón. No quise preguntar qué animal era, pero como me lo imaginaba, me fui de la poza. Al llegar a casa les dije que ya podrían decirme qué habían visto. Por supuesto, era una serpiente. Siempre tienen que fastidiar los buenos momentos de la naturaleza estos animales.

Maravillosa cascada en Kubah National Park. Escalamos la cascada y nos bañamos en una pequeña poza, hasta que mis amigos descubrieron que había un animal en un rincón. No quise preguntar qué animal era, pero como me lo imaginaba, me fui de la poza. Al llegar a casa les dije que ya podrían decirme qué habían visto. Por supuesto, era una serpiente. Siempre tienen que fastidiar los buenos momentos de la naturaleza estos animales.

 

¿Habéis visto alguna vez un orangután más feo que este? Nada más que nos vio, vino a que le hiciéramos fotos. Se ve que les gusta mucho.

¿Habéis visto alguna vez un orangután más feo que este? Nada más que nos vio, vino a que le hiciéramos fotos. Se ve que les gusta mucho.

 

Damai Beach Resort. Hay que pagar por entrar, porque pertenece a una empresa. Yo me pregunto ¿cómo es posible que se venda la naturaleza? Pensé que eso era algo que pertenecía  a todos.

Damai Beach Resort. Hay que pagar por entrar, porque pertenece a una empresa. Yo me pregunto ¿cómo es posible que se venda la naturaleza? Pensé que eso era algo que pertenecía a todos.

2 comentarios en “Una semana en Kuching

  1. jajajaja, pobre orangutan, es como el patito feo sin ser consciente de ello jajaja que mono (nunca mejor dicho jejeje)
    Entiendo lo del efecto Gran Hermano, y más depues de nuestro TC en Kavadarci 😛
    Es terrible eso que dices que la isla está en venta… eso significa que no hay ningun organismo que se dedique a la presevación de la riqueza medioambiental y por eso lo que cuentas de los animales….cada vez más se van quedando sin sitio
    Odio eso de las playas privadas, me ponen de mal humor, es una aberración, y en muchos lugares, incluso en casa, pasan esas cosas…

    • Es bastante feo sí. Pero al patito le hacían bromas y se reían de él. A ver quién tiene huev,… de reirse de este!!!!! Con la cara de mala leche que tiene!!!!

      Sí. Los seminarios son granhermanescos totales!!!! Tres días y ya te atreverías a nominar xq ya sabes quién te mola más y con quien congenias mejor y quien menos jajajaaj

      Pues la gente esta mjy activa xq esta gente ama su naturaleza y hay ONG locales y demás y creo que alguna internacional hace cosas. Pero el gobernador, que lleva 30 años, tiene muchos intereses y negocios…..

      Lo de las playas y montañas privadas es una gilipoyz!!!! argggg

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s