Bandar Sari Begawan, ¿os suena de algo?

Acabo de llegar a Brunéi. Un país que es un sultanato. Eso me encanta. Me siento en la película de Aladín. Y estoy en Bandar Sari Begawan, que es la capital, más conocida como BSB. ¿Alguna vez lo habíais oído? Desde luego que este país es poco conocido. De hecho yo, antes de mudarme a la isla de Borneo, sólo sabía cómo era su bandera, gracias a un juego de países que me gustaba mucho hace unos años en Facebook.

brunei

Advertencia sobre el castigo de quedarse en Brunéi más tiempo del consentido

Viajando por Borneo, aprendí más cosas sobre Brunéi. Borneo aloja una zona de Malasia, otra de Indonesia y el total de Brunéi, un país enano pero muy muy rico. Es tan rico que es el único de los tres que no está talando sus bosques: tiene mucho dinero del gas y del petróleo, así que no necesita usar sus recursos madereros ni utilizar su suelo para conseguir aceite de palma como hacen los vecinos que están dejando los bosques secos.

Así que el estado tiene tantísimo dinero que por lo visto regala coches a los habitantes del país que también son todos ricos, todo esto según me han contado, porque yo acabo de llegar y aún no sé nada de primera mano. También os digo que me lo imaginaba todo mejor, más ostentoso, pero en realidad parece igual que Malasia (que dentro de la región también es de los más ricos pero mucho menos), sólo que con casas más grandes. Me sorprendió que si tanto dinero tiene el sultán, no sé por qué no arregla las carreteras que están llenas de baches.

El tema de que haya tanto dinero en el país podría llevar a inmigraciones ilegales de los habitantes de los países vecinos o de Filipinas, también bastante cerca. Pero la pena para cualquier que se quede en Brunéi más tiempo del consentido, es grave. Así, en la frontera advertían que si te quedas en el país más de la cuenta, te enfrentas a una pena de cárcel de entre 3 meses y 2 años y, lo que más me sorprendió, “una paliza de no menos de 3 golpes acumulables”. Ahí queda eso. Descuida que en dos días ya me voy. 

También había oído antes de venir que en todo el país no se puede comprar alcohol, porque dicen que este es un país muy conservador, aunque si eres extranjero y no eres de etnia malaya puedes traerte unas cuantas latas de cerveza de fuera y dos botellas de vino, decía la guía de Lonely Planet. De todos modos, nadie nos miró nada al entrar al país, de hecho ni necesitamos bajarnos de la furgoneta.

Otra cosa es que al andar por aquí, como es un país musulmán y muy conservador, mucho más que la vecina Malasia, que tiene pocos musulmanes en la región que ocupa la isla de Borneo, las mujeres debemos llevar pantalones largos y camisetas con, al menos, manga corta o tres cuartos, nada de tirantes. Sin embargo, como aquí hay gente de muchas etnias, también chinos, ya he visto a un par de chicas vestidas de corto. Por su parte, las musulmanas, me las imaginaba bien tapadas, casi como en Oriente Medio, pero nada de eso. Llevan el pañuelo, pero luego muchas llevan ropa normal. Pensad que el tema del pañuelo va relacionado con tapar todo del cuerpo femenino, también la silueta. Aunque muchos no lo sepáis, el hecho de que las mujeres lleven vaqueros que, al fin y al cabo, marca las curvas o camisetas que dejen adivinar su figura, ya es toda una revolución y aquí, aunque se empeña la Lonely Planet en decir que es muy conservador, esto no es ni de lejos eso que conocemos de los países del Golfo (de hecho ya hemos comprobado que la Lonely Planet se equivoca bastante y siento la ofensa a los seguidores de la guía de viajes más famosa).

De hecho, los últimos días estuve con una pareja catalana que había leído en la Lonely Planet que no podrían dormir en la misma habitación y nada de muestras de cariño. Pero sí que han podido alquilar una habitación para los dos en un hotel y sí que hay parejas que van de la mano por la calle.

Me quedan un par de días por aquí. Por Bandar Sari Begawan. La gente dice que no hay mucho que ver. Tengo una nueva compañera de viajes. Una chica belga que es un encanto. Nos aloja, con Couch Surfing, un señor de India que lleva viviendo aquí 5 años y que dirige un periódico. Vivimos justo encima de la redacción.

Información para viajeros: Cómo llegar a Bandar Sari Begawán:

Si estás en Miri, Malasia, la mejor opción es tomar una furgoneta que cuesta 60 RH, unos 15 euros, ya que te recoge en donde tú solicites y te deja también donde necesites. Podéis pedir en vuestro hostal que llamen a la compañía. Tarda unas 4 horas. Hay un autobús que vale 40RH, unos 10 euros, el primero es a las 8.30 de la mañana y otro sobre las 12. El problema es que hay que tomarlo en la terminal de autobuses de Miri, alejada del centro (unos 8KM) y mal conectada con los autobuses locales (hay muy pocos) y el taxi ya cuesta 10 RH. En BSB también te dejaría en la estación y probablemente tendrías que tomar otro taxi, más costoso. 

Otra opción muy viable es el avión. En Borneo hay vuelos muy baratos para conectar las ciudades, con Air Asia o con Malaysian Airlines.

Sultanato de Brunei.

Sultanato de Brunei.

2 comentarios en “Bandar Sari Begawan, ¿os suena de algo?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s