12 datos que te interesan de Bandar Seri Begawan

Bandar Sari Begawan es la capital de Brunéi. Para ser sinceros, ni un nombre ni otro nos son muy familiares. De hecho, ¿cuántos seríais capaces de localizar estos lugares en un mapa del mundo?

Para los viajeros que andan por la Malasia de la isla Borneo, suele ser una parada interesante. A todo el mundo le llama la atención los datos que llegan desde fuera que apuntan a que es un sultanato muy rico, un país tremendamente conservador o que la venta de alcohol está prohibida. Aquí os dejo mis impresiones más destacables sobre la capital de Brunéi:

1. Una vez en Bandar Sari Begawán el viajero no puede ver una gran diferencia con Malasia. No hay que olvidar que los ciudadanos de Brunéi son de la misma etnia y mismo idioma que muchos habitantes del país vecino y además también cuenta con una importante minoría china y algunas otras minorías étnicas de otras religiones, como sucede en Malasia. Además de esto, a pesar de ser un sultanato muy rico, las carreteras tiene  baches (eso me dejó alucinada ya que, por ejemplo en Suiza, otro país muy rico que conozco bien, nada más que se hace un pequeño rasguño en alguna carretera no pasan ni 24 horas antes de que se arregle) y la infraestructura no está nueva. Las personas tampoco son muy ostentosas y en general, los coches que conducen son muy normales.

2. En Brunéi está el hotel que más dinero ha costado construir el The Empire. A pesar de que los centros comerciales y los edificios en general no son nada modernos ni lujosos, hay dos lugares que llaman la atención y evidencian el lujo del país. Uno es la mezquita que tiene una cúpula dorada que dicen que costó unos 5 millones de dólares para su construcción. Otro es el hotel, uno de los lugares más atrayentes para el turista, más que nada porque en Bandar Seri Begawán no hay mucho más que ver. Destaca porque está construido en mármol, oro y madera, lo que hizo que su construcción fuera la más cara de todos la historia de los hoteles, según me contaron. Sin embargo, alojarse no es tan caro en comparación con otros hoteles de lujo. Mi teoría es que nadie se quiere gastar un dineral en Brunéi. Antes se lo gastan en París o en Kuala Lumpur.

Mezquita de Bandar Seri Begawan, una de las principales atracciones de la ciudad.

Mezquita de Bandar Seri Begawan, una de las principales atracciones de la ciudad.

3. De todos modos, aviso para mochileros, el alojamiento en general es escaso y muy caro (mínimo 30 euros). Hay un centro de la juventud donde supuestamente alojan  a los jóvenes por poco precio (aunque igual más de lo que un viajero está acostumbrado a pagar por Asia), pero hay días en los que si tienen actividades, no pueden alojarte.

4. El país es conservador, pero no tanto como lo pinta la Lonely Planet. Yo andaba con unos amigos por Malasia que me comentaron que en la guía de viajes por excelencia  decían que las parejas no podrían andar de la mano y que no podrían alojarse en la misma habitación si no están casadas. Mis amigos, pareja pero sin estar casados, al llegar a Brunéi sí que pudieron dormir juntos en su hostal (el más barato de la ciudad tras el mencionado centro de la juventud) y no es raro ver parejas, formadas por personas locales, de la mano. A mí eso me sorprendió porque en Marruecos, que es menos conservador que la mayoría de países musulmanes no está bien visto que las parejas, casadas o no, vayan de la mano ni se den ninguna muestra de cariño en general.

5. En cuanto a la ropa, aunque sí que es más recomendable que te cubras las piernas, los hombros y el escote si eres mujer, igual que en gran parte de las ciudades de Malasia, no esperes encontrarte burkas y niqabs. Yo que había leído que era tan tan conservador así me lo esperaba pero resulta que hay muchas mujeres de etnia malaya-musulmana que se visten con vaqueros y camiseta y sin el velo islámico y que las chicas de etnia china en muchas ocasiones pasean por la ciudad en falda o vestido.

6. En Bandar Seri Begawán todo se paraliza temprano. Los locales cierran pronto y a partir de las 6.30 de la tarde no hay más transporte público (muy escaso, por otro lado, porque todos los ciudadanos originales del país tienen coche y en los minibuses urbanos sólo encuentras los emigrantes, que realizan el trabajo duro). Sin embargo, fuera del centro, hay barrios donde sigue habiendo vida nocturna, con sus chinos cenando por la noche en las terrazas de algún restaurante típico asiático.

7. Aunque sí que es cierto que no hay alcohol, los extranjeros pueden llevar cierta cantidad en su equipaje, aunque también os digo que yo no tuve que pasar ningún control para entrar al país. Sucede algo muy curioso: a una media hora en barco desde Bandar Seri Begawán, está la isla malasia de Labuán, que es ‘duty free’ con precios bajos en alcohol y tabaco y un paraíso fiscal. Un doble juego del gobierno de Malasia que probablemente le sea muy provechoso.

Playa de la isla de Labuán, un paraíso fiscal de Malasia, con alcohol y tabaco libre de tasas y a tan sólo media hora en barco de Bandar Sari Begawan.

Playa de la isla de Labuán, un paraíso fiscal de Malasia, con alcohol y tabaco libre de tasas y a tan sólo media hora en barco de Bandar Sari Begawan.

8. Como buenos musulmanes, la gente de Brunéi es muy hospitalaria. Si eres viajero, puedes intentar Couch Surfing y hasta he conocido un caso de un colega que estaba tomando algo y un señor que le vio comenzó a hablar con él, le acompañó al hostal y, como este estaba lleno, le invitó a él y otro chaval que también estaba en el mismo hostal, a quedarse en su casa cuanto quisieran.

9. El Ramadán debe ser digno de ver. Una familia que conocí en Brunéi me contó que en el país es muy común, durante todo el mes que dura el Ramadán y tras el ‘iftar’, es decir el desayuno tras la puesta de sol, algo que se hace en familia, se realiza una especie de jornada de puertas abiertas todas las noches, en la que las familias recibiendo a vecinos, familiares, amigos, conocidos y todo el que quiera visitar tu hogar y lo tienes que recibir con comida. Y siendo tan hospitalarios como son, estoy segura de que les encantaría recibir a extranjeros.

10. Una de las actividades favoritas de los habitantes de BSB es comprar. Hay muchos centros comerciales, aunque por el centro de la ciudad, son pequeños y poco interesantes. Si te gusta el ‘shopping’ como a los ciudadanos de Brunéi (también en Malasia), puedes ir a algún centro comercial de las afueras.

11. Probablemente el sitio más bonito a visitar en la ciudad sea el pueblo construido sobre el agua o ‘Water Village’, un tipo de construcción común en Asia. No dejes que te cobren más de un dólar por cruzar el río (la única opción de llegar es en barco). Se ve en 15 minutos. También te dan la opción de ir en barco a ver los Proboscis Monkeys, los monos narigudos. Si has estado en Malasia, probablemente los hayas visto y más barato, porque los precios que cobran en BSB son caros. De todos modos, sigue siendo una buena opción, ya que no hay mucho más que hacer.

La villa construida sobre el agua en Bandar Sari Begawan

La villa construida sobre el agua en Bandar Sari Begawan

12. Fuera de Bandar Seri Begawán hay vida en Brunéi, pero los viajeros sólo suelen visitar la capital. El motivo es que, como el país es rico es petróleo, no necesita del turismo, y no está equipado, siendo muy caro el alojamiento Hay un parque natural, pero se comenta que no es mejor que la mayoría de los parques que uno se encuentra a lo largo de la malasia de Borneo y que es mucho más caro.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s