El autobús para un viajero

Para un viajero, un autobús puede ser su cama de muchas noches: ahorras el dinero del hospedaje y ahorras tiempo ya que no pierdes el día viajando, un autobús puede ser el lugar en el que descansar de las largas caminatas descubriendo lugares nuevos, puede ser el lugar de reflexión de todo lo que está viviendo a diario, puede ser su espacio para leer

Autobús entre Hanoi y Vientián

Autobús entre Hanoi y Vientián

A mí me encanta viajar en autobús. A casi todos los viajeros. Igual es que no nos queda otra.

Pero para mí, es parte de la aventura. A veces la gente me pregunta que porque no he mirado tickets de avión para mi destino. Es algo que ni me planteo (bueno, para ir a la costa el próximo mes, tengo pensado mirar, más que nada porque son demasiadas horas en el autobús y yo necesito trabajar).

Para mí ir en autobús es mi momento de relax. Yo que soy una persona muy activa, incapaz de relajarme un segundo sin hacer cosas, en el momento en el que me siento en un autobús me relajo, porque no me queda otra: leo mucho, escribo, pienso mucho más y escucho música. Y duermo. Yo duermo muy bien en los autobuses, a no ser que me pongan el aire acondicionado a tope y me estropeen el placer que me dan los viajes. Además, desde la pasada semana viajo mucho más cómoda: compré una almohada en forma de hueso y con estampado de cebra, por un dólares y medio. Con mi almohada en mi mochila, me siento una viajera un poco pija.

Os cuento, para que os hagáis una idea de las burradas que llegan a hacer los viajeros, que entre el 7 y el 12 de enero, en mi viaje a Ecuador con unos nuevos amigos colombianos, pasé algo así como 47 horas en autobuses. Una media de más de siete horas al día. Después del tute, yo que soy una viajera tranquilita, me pasé una semana en el mismo lugar. Y ahora os cuento este rollo porque voy camino de pillar una buseta, que me llevaré a una estación, la de Armenia, donde esperará a ver qué autobús me lleva a mi próximo destino, Medellín, esa ciudad conocida aquí como la ‘eterna primavera’.

Espero que haya uno nocturno como el que cogió una amiga mía el otro día. Porque esa es otra rutina de los viajeros, la de acercarse a estaciones con la esperanza de que haya ese bus que él espera y a la hora que él quiere. Suele pasar, no os preocupéis. Sobre todo en estos países donde hay mucha gente que no tiene coche y usa mucho autobús.

16 comentarios en “El autobús para un viajero

  1. Que envidia!!!!.Yo también fui mochilera cuando era joven,era difícil en aquellos tiempos y más cuando sales de Canarias.Solía ahorrar todo el año y mis dos meses de mochilera no me los quitaba nadie.Era harto difícil para una mujer.Primero la oposición,cada año,de mis padres y hasta el revisor del tren de turno le daba pena y me pasaba a primera jajajajaa.LLegué a viajar en el primera custodiada por la guardia civil porque tenian miedo de que me pasara algo .Por supuesto me aprovechaba de estas situaciones.
    Rara vez me quedaba en pensiones porque llevaba mi tienda de campaña…ufff que recuerdos!!!!.Besitos guapa.Sigue contando!!!

    • Q genial. Lo de viajar con tienda de camapaña me encanta pero la verdad no me atreveria a dormir sola en muchos sitios. Lo de que me protejan, me sucedio muchisimo en Marruecos tb en los transportes y hostales a veces. Me sentia como s fuera una niña pequeña con tanta proteccion. Sigue viajando!!!! Independizate de la famili un poquito 😀

  2. Lo de tus odas a los autobuses es ya un clásico jajajaja 🙂 y lo de la almohada chic es una gran idea, por que no? así vas más cómoda, claro 😛

    Tu post me ha recordado a mi interrail por Europa de hace ya unos diez años….me acuerdo que para los trayectos largos (Paris-Amsterdam por ejemplo) pillábamos el tren nocturno porque así dormiamos y aprovechabamos bien el dia…además, me encanta ver el paisaje y leer también.

    Disfruta del viaje guapa, y disfruta del tiempo….besiiiiitos enormes

    • Escribo mucho sobre ellos xq están infravalorados y eso es muy injusto!!!!! Defensora de los indefensos e incomprendidos me llaman jajajajjaja

      Claro, en viajes cortos, el transporte nocturno es mejor!

  3. 🙂 pues llámame comodona pero a mí me gusta más el tren que el autobús… aunque, como dices tú, si no queda otra… también está bien ^^ y mi récord sin bajarme de un autobús está en 25 horas jajaja eso sí, era algo forzado 😛 Si no, mis cuatro viajes más largos en autobús están alrededor de las 14-16 horas 😛

    • A todo el mundo le gusta más el tren. A mí solo los de Bosnia que tienen bar y puedes hacer fiesta y todo. Los demás son más caros que el bus y siento que tengo mucha menos privacidad xq tienes gente que puede sentarse en frente.

      En Coombia apenas hay trenes

  4. Y también me recorrí unos 2.000km. en dos días de Burgos a Sevilla haciendo paradas en Valladolid, Salamanca, Cáceres, Mérida y Badajoz hace poco más de un año así que chica, ¡te admiro! 7 horas diarias de media de autobús en una semana ¡es una paliza!

    • Es una paliza!!!!! A mí en España, la verdad quecada vez que too un bus me suple la vida. Cuando estoy en mi publo casi no me apetece ir a Gijon xq son 45 minutos de bus, imagínate!!!!!!

      • Porque aquí es parte de la experiencia del viaje. Supone tomar un autobús hacia un lugar totalmente desconocido. La adrenalina, los momentos para pensar y descansar…

      • Jejeje pues no sé… Eso lo puedes hacer aquí también 😛 yo desde que volví de mis dos años fuera me estoy dedicando a descubrir pueblos de mi provincia y demás lugares de Andalucía y hay muchísimos… ¡Me faltaría tiempo para descubrirlos todos!

      • Pero el transporte es caro y no hay tantos autobuses como en estos países en los que yo viajo. Por estos países sólo hace falta irse a una estación o a una parada y algo habrá: un bus, un taxi colectivo, una buseta…. en Europa hay tantos horarios que no se vale ser tan flexible y espontáneo. Este año pagué como 14 euros o algo así de Rota a Sevilla, por 2 horas de trayecto!!!!!! Yo para viajar por Asturias prefiero coche, si no es bastante más complicado.

      • Pues la verdad es que sí, que por Asturias es mejor el coche, porque es la única manera de llegar a los sitios bonitos: la naturaleza. Pero el autobús allí no es caro y sí tiene un poco de aventura (que me lo digan a mí que para ir al “pueblo del doctor mateo”, lastres, la parada era fantasma y tuve que dejar la maleta en un bar; o los tres autobuses que tuve que coger para ir a Covadonga y ni forma de ir a los lagos..)
        Por aquí por Andalucía también es verdad que no se puede ir a los parajes naturales (en España en general, vaya), y los transportes suelen ser más caros, sobre todo entre provincias, como efectivamente has notado con Rota y Sevilla… Aunque la verdad es que me llama la atención porque el tren desde El Puerto de Santa María (a media hora en bus desde Rota) a Sevilla está ya caro y cuesta 10 euros.. Yo es que me muevo siempre en transporte público y por eso lo digo, claro… A tu pueblo yo llegué sin problema en tren, por ejemplo..

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s