La naturaleza y la gente. Punta Choros.

Hace una semana me dejé deslumbrar por las luces de Las Vegas y por un a habitación de lujo gigante para mí sola (No os conté, pero tuve que dejar América Latina por unos días de mucho trabajo periodístico).

Pero, este fin de semana me dejé deslumbrar por algo más importante: la naturaleza y las personas. La razón de la vida.

He pasado dos días increíbles en Punta Choros, ese lugar que hasta hace 20 años ni estaba en los mapas de Chile y que ahora una megaminera quiere también invadir. Ví ballenas, pelícanos, delfines, pingüinos, lobos marinos y pájaros varios. Disfruté con gente muy buena y conocí un poco más de Chile.

Dormí en el suelo en tienda de campaña, y, como no, me picaron los mosquitos, dejándome unas ronchas feas y hasta dolorosas. Pero me quedo con la vida de viajera mochilera, antes que con cualquier hotel de lujo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s