Chachapoyas y la lluvia del Amazonas

En este precioso pueblo del Amazonas peruano llueve mucho. No hace falta estar dos días aquí aguantando chaparrones para saberlo. A pesar de la lluvia, la gente hace su vida normal. Los del pueblo se pasean tranquilamente, de un lado a otro, charlando con amigos y vecinos, sin paraguas, como si nada cayera del cielo. Luego, cuando un foráneo pregunta si llueve mucho siempre, parecen ofenderse por ello y te dicen que no que hace unos días estaba bien el tiempo.

chachapoyas

 

2 comentarios en “Chachapoyas y la lluvia del Amazonas

  1. Chachapoyas, recuerdo aquel día que decidimos ir Kuelab, casi a pie, y la vuelta, a principios de Agosto, a pié, de noche, por un camino de tierra, el frio, la lluvia, hasta que encontramos un camión, el camión de las Papas, que paraba en cada rincón del camino donde hubiera una casa a recoger las papas. El dueño, Praxedes, nos dejó ir encima de las papas, junto a otras gentes que iban al mercado de Chachapoyas, con sus gallinas. Era noche cerrada, para taparnos tuvimos que usar la lona del camión que tapaba las papas, a medianoche el camión quedo atrapado en un socabon y todos tuvimos que empujar hasta la estenuación para sacarlo de allí, teniamos que llegar a Chachapoyas, el viaje se hizo eterno. No sabía que tan cerca del Amazonas puede hacer tal frio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s